Bellesa sota el Sol (II)

El Capital de Protección es el sistema de protección frente a las agresiones solares que posee cada persona en función de su fototipo y su código genético. Nos permite ir reparando los daños provocados por la exposición solar a lo largo de la vida. Es por eso que se habla de los efectos acumulativos de la radiación solar, lo que a menudo llamamos memoria de la piel.

 

Para preservar este capital de protección existen los fotoprotectores o protectores solares, productos (cremas, lociones, aceites, etc) que se aplican sobre la piel con el fin de protegerla de los efectos perjudiciales de las radiaciones solares. Esto es posible gracias a los filtros de su composición, que pueden frenar la acción de uno u otro tipo de radiación (UVA, UVB, IR, HVI).

 

En función de la forma de actuar, encontramos cuatro tipos de filtros solares:

 

– Filtros orgánicos. Actúan como una esponja, absorbiendo las radiaciones y desactivando la foto.

– Filtros inorgánicos. Actúan como un pantalla, reflejando y dispersando la luz.

– Filtros organominerales o de amplio espectro. Ofrecen los dos mecanismos de protección anteriores.

– Filtros biológicos. Son moléculas antioxidantes que se incorporan en algunos fotoprotectores y restauran el equilibrio y neutralizan los efectos de los radicales libres.

 

Para garantizar la protección de la piel hay que conocer:

 

– El nivel de protección solar que necesitamos. Los protectores solar están clasificados según su SPF, que representa su nivel de protección y equivale al múltiplo de tiempo que podemos tomar el sol sin peligro y que, a la vez depende de nuestro fototipo de piel.

– Cuando aplicar el fotoprotector. Preferiblemente 30 minutos antes de tomar el sol y renovar la aplicación máximo cada dos horas.

– ¿Cómo aplicar el fotoprotector. De forma uniforme y generosa (unos 30 ml) a todas las partes del cuerpo expuestas, incluyendo aquellos lugares a menudo olvidados o de difícil acceso, como orejas, parte media de la espalda o pies.

 

Aparte, a la vez de elegir un protector solar, hay que tener en cuenta otros factores, como la resistencia al agua, en la arena, que sean respetuosos con el medio ambiente, que protejan de otras radiaciones (IR, HVI) .. . Así que, si todo esto te parece demasiado complicado, consulta a la auténtica experta en el cuidado de la piel, tu esteticista, para encontrar el protector solar ideal para ti.

No Comments

Post A Comment